ComunicaciónSin categoría

¿Ha comunicado bien el Presidente?

Pedro Sánchez y su Jefe de Gabinete, Iván Redondo.

¿Ha comunicado bien Sánchez durante la crisis del Covid19? Evidentemente, no. Y resulta extraño que así sea, teniendo al frente del Gabinete a alguien como Ivan Redondo que se dedica precisamente al marketing político, (¡o eso dicen!).

Como diría Carlos Floriano en aquel preparado vídeo del PP, «nos ha faltado piel». Siempre le falta «piel» a los Gobiernos españoles cuando se trata de afrontar una crisis. Le faltó «piel» al PP en la crisis financiera y le ha faltado «piel» a Sánchez en la crisis del coronavirus.

De ahí que una declaración como la de Margarita Robles en el cierre de la morgue del Palacio de Hielo haya despertado tantos aplausos en todos los sectores. En Margarita Robles se vio por primera vez a una persona ante una dura circunstancia, mostrando sentimientos, mostrando cercanía con las circunstancias, mostrándose, nada más y nada menos, como una persona…

«Nos ha faltado darle un poco de piel a cada cifra positiva»CARLOS FLORIANO, PP

Nada que ver con los eternos discursos del Presidente, vanos intentos de aparecer como un gran estadista. Y es que Iván Redondo ha demostrado que es hábil en poner al político de turno a correr en mallas y zapatillas, o acariciar al perro, pero no es capaz de dotarlos de la humanidad necesaria que hace falta en estos momentos. El único intento por resultar humano ha sido la utilización de un tono de voz cercano al falsete, pero esto no ha hecho más que enfatizar precisamente eso, lo «falsete» que sonaba todo.

¿Dónde está aquel Sánchez que se calzó las botas de agua y se enfangó en Zaragoza nada más producirse las inundaciones del Ebro, dejando a Rajoy en evidencia? No hemos visto a Sánchez visitando enfermos, no lo hemos visto visitando residencias de ancianos, ni en la morgue, ni aplaudiendo en la Moncloa a las 20.00 h. con su familia como hacen el resto de los españoles…

Obviamente, al Presidente «le ha faltado piel» y es que para parecer humano, hace falta algo más que ponerse mallas y acariciar a un perro, si no, que se lo digan a Albert Ribera y su mascota.Añadir un bloque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.